Luces y sombras de la investigación

ImagenCon el post de hoy viene otro consejo audiovisual. Merece la pena dedicar unos 15 minutos a escuchar una de las últimas conferencias TED publicadas, fundamental para entender cualquier proceso de investigación, Why truly innovative science demands a leap into the unknown de Uri Alon. Esta breve charla aborda una de las sensaciones que muchos de nosotros experimentan al enfrentarse a un proyecto de investigación como el doctorado: la sensación de estar perdido y no ir a ningún sitio.

Este genial biólogo define muy claramente, haciendo referencia a eventos personales, la sensación que muchos de nosotros hemos vivido, es decir la impresión de que estamos bloqueados, de que nuestras investigaciones no llevan a ningún sitio, de que no somos nadie, de que no estamos capacitados para salir al paso de los problemas, de que no podemos no sólo dar respuestas a nuestras preguntas, sino tampoco dedicarnos a investigar. Según su explicación, tenemos una pregunta de investigación A que lleva a la respuesta B; sin embargo, el camino de A a B no es recto y linear, y en muchos casos nos adentramos en una zona desconocida, que parece alejarnos de nuestra meta, las cosas parecen no funcionar, nos bloqueamos, nos venimos abajo;  finalmente, con la ayuda de mucha resiliencia, conseguimos salir, pero no llegamos a la ansiada respuesta B, sino a C, algo totalmente nuevo, distinto.

Uri Alon describe ese estado, que se acompaña obviamente de estados emocionales muy negativos, cloud, nube. Como hoy en día la palabra nube se asocia más bien a Internet, he preferido recurrir en el título de este post a la palabra sombra, porque se trata de un proceso en el que estamos en una zona oscura, dónde no vemos la luz, los ánimos están por los suelos y empezamos a dudar de nuestras capacidades. Sin embargo, como cualquier sombra, es el reflejo de una luz.

Yo también he estado en la sombra, y estoy no digo empezando a salir, sino entendiendo que es parte del proceso de investigación y que hay luz detrás de estos nubarrones. Y me ha costado mucho. Me ha costado lágrimas, he tenido que rebajar mucho mis ambiciones, tener mayor honestidad conmigo misma, y sobre todo mucha ayuda externa: los repetidos ánimos de algunos compañeros y de familiares cercanos, un par de reuniones con mi nuevo director de tesis, e incluso ánimos y consejos de una lectora del blog que no conozco en persona, además de un MOOC sobre resiliencia, que estoy siguiendo con mucho interés.

Pero no estoy aquí para hablar de lo que me ha pasado o simplemente para hacer una reseña de la charla, sino para lanzar una pregunta: ¿por qué no nos han avisado de que en el proceso de investigación hay luces y sombras? En el mes de mayo di con un amigo una charla a los alumnos del máster e intenté avisarles, pero ahora, reflexionando, me pregunto si es incluso una especie de desconocimiento de qué es la investigación.

In science, we just learn about the results, not the process (Uri Alon)

Deberíamos en mi opinión explicar a los estudiantes qué es la investigación y cómo se llega a los conocimientos que encuentran en los manuales, y eso antes de las asignaturas de metodología de investigación que suele haber en los másters (por cierto en los dos másters que hice MUY mejorables). ¿Por qué no lo enseñamos a nuestros alumnos?

La necesidad de aprender a investigar es en mi opinión una cualidad básica que hay que adquirir durante la carrera universitaria y eso está motivado por la naturaleza misma de la sociedad en la que vivimos, en la que la información está al alcance del ratón. Pero, ¿cómo se hace? Es difícil animar a nuestros estudiantes a que se pongan preguntas, cuando están vinculados todavía a una visión muy jerárquica y vertical del aprendizaje (y más interesados en el examen que en adquirir conocimientos o capacidad crítica).

Sin embargo, una cosa muy sencilla sí que se podría hacer: no basarse sólo en manuales y apuntes, sino introducir muy pronto la lectura y comprensión de artículos científicos. Entender qué es una pregunta de investigación, cómo se indaga, cómo se sitúa uno en el marco de la literatura sobre un tema, qué líneas futuras se abren al final. Es algo que podríamos hacer incluso con nuestros estudiantes de grado. Y además, deberíamos animarles a adentrarse en lo desconocido, por muy poca luz que haya. Salir de la zona de confort es muy duro, pero la incomodidad también da sus frutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s