Acabando mi estancia en el extranjero: un balance personal

Fuente: comeze.com

Fuente: comeze.com

Estoy de estancia, mejor dicho, acabando mi estancia en el extranjero y los días que quedan para volver ya se pueden contar con los dedos de una mano. Aunque mi padre en un momento de desazón me haya aconsejado evaluar la experiencia en frío, dentro de unos meses, dedico este post, quizás un poco personal, a hacer un balance académico de la experiencia.

Las cosas no han ido como había imaginado. No he estrechado lazos académicos de los que podrían surgir futuras colaboraciones, no he trabajado a más no poder en la tesis, no he accedido a materiales que no habría encontrado en España y tampoco he mejorado substancialmente el idioma local. Y tampoco he conocido a grandes amigos, al revés, he tenido que aprender a estar sola, y cuando digo sola, significa a no volverme loca al no hablar con seres humanos de carne y hueso durante DÍAS. Sin embargo, quiero detallar a continuación TRES COSAS de las que estoy contenta y que me hacen valorar la experiencia como positiva.

1. He aprendido CÓMO TRABAJAR. Para una persona como yo tan interesada a la productividad personal (como ya he escrito aquíaquí y aquí), no debería extrañar. Sin embargo, cuando cambias de sitio cambia todo y hay que acostumbrarse a una nueva rutina. Y lo admito, la soledad al principio me afectaba. Así que he tenido que plantarme, hacer frente a los problemas y encontrar la manera de trabajar bien. Vuelvo conociéndome mejor en este sentido, he aprendido qué tengo que hacer para que un día sea productivo, para trabajar bien en cualquier situación.

2. He LEÍDO MUCHÍSIMO. Estos meses he estado trabajando en una parte del marco teórico y en la metodología. Vuelvo sin haber cumplido mis planes (grrrrrr), pero he aprendido mucho. He tenido que leer muchos trabajos de mi ámbito, algo que me ha hecho apreciar (por fin) mi ámbito de estudio. Quien me conoce sabe que odiaba mi tesis, porque el tema no lo había elegido yo y lo consideraba un castigo. Hasta no suelo decir de qué va mi tesis por vergüenza. Bueno, ahora no digo que presumo, pero al menos me siento parte de una corriente de estudios que me gusta y empieza a tener algo de sentido lo que hago.

También he leído algunos textos básicos de mi disciplina (y generalmente los he entendido). A buenas horas, pensarán algunos. Pues sí, el hecho de tener lagunas básicas me hacía sentir una completa incompetente. No me acordaba muchas cosas de la carrera (han pasado años), el máster estuvo enfocado en otras cosas y mi trabajo de fin de máster y el primer año de doctorado estudiaba otro tema. No que ahora me sienta una gran experta, pero al menos un pelín más competente. Algo que me da un poco de confianza.

3. He notado que he aprendido algo sobre INVESTIGACIÓN. He participado en varios seminarios en los que doctorandos y estudiantes de máster presentan sus trabajos en curso. Intervine en muy pocos casos, porque me cortaba por el idioma, pero realmente noté que era capaz de entender algunas contradicciones metodológicas de los trabajos de otros compañeros o tenía ideas sobre cómo mejorar ciertas cosas. No digo que haya aprendido a investigar, pero al menos alguna idea lejana de cómo hacerlo la tengo. Y además, había muchos trabajos prácticamente iguales, al menos cuatro TFM y tres tesis iban sobre lo mismo. Por muy trivial que sea mi tema, al menos es un poco más ORIGINAL.

En conclusión, la estancia no ha sido un camino de rosas y ha sido bien diferente de lo que había imaginado. Sin embargo, tras reflexionar, aplicar resiliencia y centrándome más en el aprendizaje que en los resultados, vuelvo con la sensación de haber madurado algo desde el punto de vista académico.

Anuncios

3 comentarios en “Acabando mi estancia en el extranjero: un balance personal

  1. Juanix dijo:

    Me ha gustado el post, gracias por compartir. Me he sentido identificado. Mi caso fue parecido, esperaba hacer una estancia productiva en todos los sentidos, aprender de los gurus, su forma de trabajar, futuras colaboraciones. Y al final, aprendí a estar solo, disfrutar de la soledad y conocerme
    más a mi mismo. No es lo que esperaba, pero tengo muy buen recuerdo y creo que la experiencia me hizo madurar bastante.

    • Muchas gracias por tu comentario. Al principio me frustraba mucho el hecho de que conocía mucha gente que estaba encantada con su estancia y yo no, así que me alivia saber que no soy la única en haber tenido una experiencia similar. Me alegro de que tengas muy buen recuerdo y a ver si yo también a posteriori consigo recordar mi estancia como un período de maduración personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s